Facultad de Artes Integradas

Encuentro 2020, Cruzando Fronteras

 

Haber convocado a un grupo de profesores de instituciones latinoamericanas de educación superior para participar como estudiantes en el Programa de Doctorado en Historia y Artes de la Universidad de Granada ha resultado ser no solo una experiencia enriquecedora dentro de los rituales académicos, sino también grata en cuanto a los trueques y las complicidades humanas e intelectuales en las cuales venimos implicándonos.

El Encuentro 2020 hace parte de la programación académica del convenio entre la Universidad del Valle, la Universidad de Granada y la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrado, AUIP. Se busca que constituya una “Actividad Formativa” para los estudiantes matriculados en el doctorado. Los diálogos han surgido, y siguen involucrando a ambas orillas del Atlántico. En este intercambio han empezado a florecer nuevos proyectos investigativos y artísticos de carácter híbrido, en los cuales los profesores de la UGR y los estudiantes del programa doctoral combinan cuestiones y temas que van desde el pasado precolombino hasta el presente globalizado. Los interlocutores de ambos lados sentimos la necesidad de mantener vivas las conversaciones intelectuales, de nutrir las investigaciones en curso y de compartir modos de trabajar. Esto, junto con los viajes y desplazamientos en carne y hueso, sensoriales y mentales que se han dado, nos ha llevado a identificar lo transdisciplinar como un territorio donde podemos reencontrarnos este año.

El propósito del Encuentro 2020, organizado por la Facultad de Artes Integradas de la Universidad del Valle (FAI), es fortalecer y ampliar el diálogo sobre las dinámicas inter y transdisciplinares de las prácticas artísticas, la investigación, la creación y la formación en torno a las artes en el momento actual. Al hablar de artes, muchas de las investigaciones en curso se inscriben en una tradición epistemológica que tiene su propia historia en Latinoamérica. Son propuestas que traspasan y cuestionan las fronteras que cierta idea de modernidad estableció al crear sistemas que excluyeron prácticas culturales del campo artístico. Prácticas creativas que en disciplinas como la sociología y la historia se han definido como “populares”, reciben en algunos de estos trabajos la dignidad de reconocerles su sentido y su valor social como articuladoras, desde las sensibilidades, de experiencias colectivas.

Los profesores de la Universidad del Valle actualmente matriculados en el Doctorado en Historia y Artes de la Universidad de Granada presentarán avances de sus investigaciones. Varios de los trabajos tienen como elemento común el cuerpo o lo que podríamos llamar la conciencia corporal. Es decir, la concepción de que lo sensorial es clave en el tipo de fenómeno que se examina, sea la dirección coral, la puesta en escena, el aprendizaje de la arquitectura, la performance, interpretar una pieza musical o la construcción de “hábitats vivos”. Las investigaciones aludidas usan el propio cuerpo como medida y como escala. Además, ponen en cuestión el dualismo occidental “razón: sensibilidad” y a la vez parecen advertir sobre la necesidad de desplazarse del dominio racional al dominio corporal, ya que gran proporción de la educación musical, por ejemplo, está basada en un modelo racionalista. Una de las investigaciones que tiene el cuerpo como elemento esencial cita como referente conceptual el ideal de “sentipensar la tierra”, expresado por Arturo Escobar, antropólogo colombiano y profesor universitario en Carolina del Norte, identificado como un pensador del “post desarrollo”. Como algo afín al principio enunciado, de reunir razón y sensibilidad, algunas investigaciones tienen el rasgo de una subjetividad fuerte, o sea que incorporan las biografías y autobiografías: el relato propio como lugar de enunciación; y también la atención a los relatos de otros (as).

En lo que respecta al lugar desde el cual se producen las investigaciones o desde donde cada doctorando(a) realiza y escribe su trabajo, se ha expresado la necesidad de que haya una especie de “anclaje” en los territorios locales de América Latina, para que las tesis no tengan “una visión muy del Norte y que este mundo criollo no aparezca”. Lo cual se torna fundamental en las pesquisas relacionadas con los pueblos indígenas Misak en el Cauca e Inga-Kamentsá en el Valle de Sibundoy, en Colombia.

Puesto que el escenario del Encuentro 2020 va a ser Colombia, es necesario tomar en cuenta que tras medio siglo de conflicto armado, y el acuerdo de paz en 2016, el compromiso con la justicia social nos llama a trabajar por una distribución más justa de los bienes culturales, y también de las oportunidades de aprendizaje y los recursos que se necesitan. Es decir, la FAI quiere situar en el centro de su agenda el ideal de ciudadanía cultural, lo cual nos exige actuar a favor del cumplimiento de los derechos educativos y culturales para las grandes mayorías. Apelamos a lo que ha planteado el investigador argentino Reinaldo Laddaga: las artes en el siglo XXI no se conciben como un reino donde individuos virtuosos cultivan talentos especializados, sino más bien como un campo donde los artistas y los no artistas se encuentran, cooperan y crean. (Estética de la emergencia, 2006). En esta perspectiva, retomamos el sentido de la Cátedra Manuel Ancízar, en la Universidad Nacional de Colombia, la cual activa “los cruces entre academia, práctica artística y vida política” (Paolo Vignolo, en Ciudadanías en escena, 2009).

 

Ver Programación 

 
La Facultad de Artes integradas de la Universidad de Valle es miembro de Acofartes.
logo de Acofartes